terres-ebre-instagram-juanjofuster-fototurista

Cuatro días por la zona de Terres de l’Ebre

El Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona Terres de l’Ebre, gracias a Jonatan Rius (@pinapli) y Rubèn Hierro (@rhesc), invitó a unos cuantos usuarios activos de diferentes redes sociales a conocer la zona de primera mano, tres días de lo más intensos, donde hemos disfrutado del entorno, la gastronomía y la tradición.

El grupo estaba formado por @dete_71, @kainxs, @timbrado, @futurobloguero, @julianmarinov, @elpachinko, @guiasviajar, @schutss, @alice_1000, @tonipascualcuenca y estábamos completamente atendidos en todo momento por la organización @pinapli, @rhesc, @carlosllm9, @afolch i @ultraheroi

El jueves por la noche llegamos al Camping Ametlla donde nos trataron como reyes en la cena y dormimos en bungalows.

Al dia siguiente, unos pocos nos levantamos pronto para ver salir el sol desde las preciosas calas cercanas. Un paraje rocoso con unas vistas preciosas.   Llegamos a  la Ametlla de Mar, donde nos recibieron representantes de su oficina de turismo, desayunamos, y seguidamente nos hicieron una ruta guiada por la población, admirando su puerto, sus calles del barrio marítimo y parte del camino de ronda que recorre algunas de sus calas y playas.

Como el mar no estaba para navegar y poder ir a nadar con los atunes rojos, nos dirigimos al catamaran de Tuna Tour del Grup Balfegó donde nos explicaron el su sistema de pesca sostenible, la pesca por cerco, que permite capturar los mejores ejemplares cuando son adultos, y a su vez seguir permitiendo la reproducción asegurando la perpetuidad de la especie. Al finalizar pudimos degustar tataki de atún rojo que estaba delicioso.

Por la tarde en El Perelló, visitamos las instalaciones de Mel Múria donde nos explicaron la historia de la empresa, la vida de las abejas y su estructura jerárquica y cómo obtienen los diferentes productos que comercializan. Para finalizar la visita, nos pusimos unos trajes de protección i visitamos algunas de sus colmenas, fué una experiencia muy amena y divertida.

Al atardecer llegamos a Xerta, donde unos fuimos alojados en el hotel de 3* Casa Ceremines, un edificio del siglo XVI precioso y cuidado al detalle, con estancias muy grandes de techos altos, precioso, y otros en el hotel de 5* Villa Retiro, con una zona ajardinada espectacular y habitaciones de decoración rústica elegante, y un restaurante con una estrella Michelín donde cenamos todos después.

En el restaurante antiguamente conocido como Torreó de l’Indià, el chef Fran López, nos sorprendió con un menú de maridaje especial para la ocasión, una combinación entre su menú degustación y el menú homenaje. Fuimos atendidos en todo momento por el maitre y sumiller Javier Campo, explicando en cada momento la elección de cada vino según el plato. Fué una experiencia maravillosa para todos los sentidos dificil de olvidar 🙂  

El sábado amaneció gris, pero todos con la ilusión de nuestro próximo destino Horta de Sant Joan, pueblo que descubrió Picasso, y según nos contaron en el Centro que lleva su nombre, fué la cuna del cubismo, en él pudimos ver, obras i bocetos anteriores a las obras que todo el mundo recuerda. Recorrimos sus calles preciosas, casas de piedra en las que parecía haberse detenido el tiempo. de lo bien cuidadas que están.

Montamos unas bicicletas de MontSport e hicimos el trayecto de la vía verde entre Horta y Pinell de Brai (unos 20km). Una pista que recorre la antigua via de tren, pasando por puentes, túneles y un paisaje precioso. A mitad de camino nos detuvimos para admirar el Santuario de la Fontcalda, conjunto natural rocoso, conocido por sus aguas termales que nos dejó impresionados.

Ya en Pinell de Brai, fuimos a visitar la Catedral del Vi, una antigua bodega coperativista que ahora pertenece a Pagos de Híbera. Una construcción modernista realizada en 1922 por un discípulo de Gaudí, César Martinell. Nos hicieron una visita guiada por su magnífico interior, para acabar degustando alguno de sus vinos y luego comiendo en su espacioso restaurante.  

Después de comer nos acercamos a Miravet, donde nos realizaron una visita guida por el interior de su castillo templario, una fortificación que corona el pueblo, que fué arrebatada en sus orígenes a los monjes almorávides por el Conde Berenguer IV y los monjes templarios. Y luego éstos la reforzaron. Un lugar con unas vistas magníficas al recorrido del río Ebro pasando por esta población.  

A media tarde llegamos a Tortosa para conocer su catedral gótica, un maravilloso edificio reflejo de todas las culturas que han pasado por la ciudad des de roma hasta su fachada barroca. Destacables son su exposición permanente, el claustro, los sótanos con el lapidario y los diferentes objetos, retablos y figuras que podemos encontrar de iconografía cristiana.   Después nos llevaron a visitar los Reales Colegios, un conjunto renacentista de gran valor. Lugar importante que formaba a teólogos venidos de todas partes, convierte a Tortosa en una de las ciudades más relevantes de Catalunya del s.XVI.  

El domingo sería el día de las despedidas, pero no por ello menos intenso. Para empezar fuímos a la Platja del Trabucador, uno de mis lugares preferidos para hacer atardeceres que nunca había visitado a estas horas tan tempranas.   Luego fuímos a L’Estany, restaurante muy conocido en el delta. Donde pudimos asistir la XXV Fiesta de la Siega de arroz. Primero llegaron los carruajes tradicionales, luego empezó la siega a la antigua usanza, y por último el caballo realizó la batida para separar el grano de la paja. Todo ello acompañado de jotas muy animadas. Mientras estuvimos actuaban una de las formaciones de la Xaranga Suc d’Anguila con «Guardet lo cantador i la seua rondalla» cuya habilidad es la de improvisar jotas cantadas acompañadas por las variaciones típicas de las rondallas.   Cual fue nuestra sorpresa cuando nos fueron dedicando uno a uno diferentes jotas, que nos hicieron mucha ilusión 🙂   Antes de irnos el dueño de l’estany nos obsequió con un aperitivo con productos típicos de la zona que a mi me encantan como la torradeta d’anguila, las ortigas de mar, etc…

A medio día llegamos al puerto de Sant Carles de la Ràpita y tomamos una embarcación que nos llevó a Musclarium, una mejillonera en la bahía de los Alfaques con un restaurant donde pudimos degustar magníficas ostras y mejillones en medio del mar, con unas vistas impresionantes.

Después de comer en el puerto de Sant Carles, nos fuimos despidiendo con la alegría de haber vivido tres dias muy intensos pero preciosos.   Muchas gracias a @pinapli y @rhesc por haber concebido este trip y habernos hecho partícipes de él y muchas gracias a @afolch de la Diputació de Tarragona Terres de l’Ebre por haber creído en el proyecto y llevarlo a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.